4. Un divorcio manipulado

Cuando tu maltratador te dice que solo rompe un papel pero sigue amándote y espera un futuro juntos (aunque ya esté con otra)

Recibir una propuesta de divorcio por whatsapp duele. Más cuando hace 10 años que estás con esa persona y llevas 2 con tu vida en “stand-by” esperando que la terapia con su psiquiatra de sus frutos. También porque se suponía que él estaba “asustado” pero pensando en un futuro juntos. Y porque yo esperaba una llamada para vernos después de Semana Santa como había propuesto en su mensaje anterior.

Necesite un par de horas para digerir la rabia explosiva. Me contuve y no contesté hasta estar más serena. Le dije que estaba estupefacta, que cómo era capaz de plantear el divorcio de ese modo pero que, por favor, hablara con el abogado para realizar los trámites. Sentí que no merecía ese tipo de trato ni un solo día más en mi vida.

Esas semanas de Abril 2017 fueron surrealistas. Para que os hagáis una idea: el 7 de Abril me decia que me quería y que esperaba mi regreso de Irlanda, el 10 de Abril que necesitaba tiempo y que me llamaría después de Semana Santa, y el 18 (sin habernos visto ni hablado) me pedía el divorcio por whatsapp. Lo firmamos el 8 de Mayo. Fue todo meteorítico.

Entre que me pidió el divorcio y lo firmamos, combinó frases de amor y actitudes de reconciliación con mensajes de urgencia por tener ya los papeles firmados. También hubieron mensajes agresivos reclamando regalos que me habia hecho y exigiendo las joyas pues no queria que las luciera con otro. Él estaba seguro de que en breve yo tendría otra pareja. Eso era algo que le obsesionaba. Cada hombre con el que hablaba o que se fotografíaba conmigo era un posible amante.

Una tarde de las que nos vimos le pregunté por unas fotos que había visto publicadas en las redes. En ellas salía él en grupo pero siempre con la misma mujer a su lado y en actitudes claramente cariñosas. Le pregunté si el motivo de ese cambio de actitud era ella. Lo negó una y otra vez. Dijo que era una amiga como tantas otras y que las fotos solo eran fotos de unas noches de risas…Le creí. Yo seguía ignorando que llevaba con ella desde finales de Enero.

Llego el día del divorcio y él se presentó una hora tarde. Dijo que se había dormido. Después de esperarlo el abogado, el notario y yo, por fin pudimos firmar. Fue muy rápido y sencillo. Nunca compartimos temas económicos ni teniamos hijos en común. Al salir, me dijo que le daba mucha “pereza” venir a firmar porque él me seguía queriendo…que solo necesitaba firmar ese papel porque estaba seguro de que así le ayudaría a “limpiar mierda” de su cabeza. Para él era una incoherencia estar casados y vivir en casas separadas. Eso, según decía, le creaba mucha tensión.

A la hora, recibí un mensaje de Whatsapp en el que me decia “siempre seras mi…..” (el nombre cariñoso con el que me llamaba) y unos besos. Inmediatamente vi como cambiaba la foto de su perfil y en lugar de sus bambas, subió la que le hicé yo el fin de semana que estuvimos juntos en Cadaqués. Me quedé descompuesta. Habia firmado el divorcio y ese hombre me seguía mandando claros mensajes de amor.

Sigue leyendo mi quinta entrada de blog “Está con otra mujer y lo sigue negando”