7. Aquella carta que quedó sin respuesta

No hay mayor dolor que ofrecerlo todo y recibir silencio como respuesta

superviviente maltrato blog

Esta es la carta que envié por email a mi marido después de dos semanas sin hablarme. y ni siquiera me contestó

11 de Noviembre de 2014

Sentada en el AVE pienso en ti. Si pudiera hablarte lo primero que te diría es que te quiero. Siempre te quiero, incluso en estos difíciles momentos. Si te escribo no es solo por mi necesidad de sacar todo lo que llevo dentro sino fundamentalmente porque sé que lo estás pasando mal, muy mal, tanto o más que yo. Sé que te gustaría hacer las cosas de otro modo y que el amor que sientes por mi, que es real y sincero, no lo consigue. No es culpa tuya, cariño, y no te quiero menos por eso.

Estoy preocupada, SI, profundamente preocupada pues me doy cuenta que tu y yo solos no conseguimos que episodios como estos, que son profundamente destructivos, no se reproduzcan. La última vez que pasamos por una situación parecida, la Semana Santa pasada, te dije que en otoño tendríamos otra “crisis” porque desde que estamos juntos cada cierto tiempo esta dinámica se repite.

No te lo recuerdo ni mucho menos para echártelo en cara sino simplemente para constatar que aquí estamos otra vez, intentando superar algo que ambos conocemos y que nos desborda. Y ¿sabes? No puedo quedarme quieta y callada. No lo he hecho antes ni lo voy a hacer ahora, cuando veo como una vez más la ilusión se diluye, lo compartido desaparece y lo construido con tanto esfuerzo se desmorona.  Aunque ahora estés detrás de un muro, no olvido como eres y cuanto te quiero por ello.

Sé que tu tampoco quieres perder esta batalla porque eres inteligente, potente y sensible y compartes en el fondo de tu alma lo que ahora te escribo. Lo que tienes que comprender, de una vez por todas, es que esto que te ocurre no es culpa tuya y que no es solo tu “lucha personal”, es también mi vida, mi reto, mi batalla y mi anhelo. No es cuestión de sentirte mal sino de sentirte valiente para reconocerte a ti mismo que algo que llevas haciendo quizás toda tu vida, que has interiorizado  y adoptado como propio (como un recurso para gestionar tu estrés, tus tensiones, tus desilusiones, tus frustraciones y tu dolor) es emocionalmente muy dañino.

Ese es el punto de partida y yo estoy contigo.Después tienes que creer que hay otras formas de gestionar las emociones y que la infelicidad y el vacío  que ahora sientes no se deriva de los problemas sino del bloqueo emocional al que te sometes. Tienes que creer que la falta de comunicación, el silencio, el desprecio, el encerrarse y el estar a la defensiva o atacando, jamas soluciona nada en una relación. Muy al contrario, todo eso conduce al fracaso y a la desvalorización  de las personas. Y muy importante, tienes que creer que no hay nada que no se pueda arreglar si tu quieres, pero si hay mucho que perder y mucho dolor que causar si no reaccionas. Y no pienso solo en nosotros dos sino también  en nuestros hijos. No te olvides de que no vivimos esta aventura en solitario y que nuestra responsabilidad de adultos es el no hacerlos sufrir y mantenerlos al margen.

Y ¿ como hacerlo? ¿Qué tal si empezamos por no decir nada?. Sabes que un abrazo es suficiente para volver a encontrarnos una semana atrás. Después, déjame estar a tu lado para juntos trabajar en esta realidad que tenemos. Tu para desaprender lo aprendido y buscar nuevas formas de gestión de las emociones que no te lleven al aislamiento sino a confiar en mí,  y yo para aprender a apoyarte en el proceso y acompañarte. Quizás no sea fácil pero es posible. Yo siento la fuerza, la ilusión y la voluntad para hacerlo. ¡¡ Y tu también !!….quizás no lo sientas ahora (la fuerza, la ilusión y la voluntad) pero NO DUDES EN NINGÚN MOMENTO de que las tienes. Mira dentro de ti porque ahí están.

Te quiero mucho

Sigue leyendo mi octava entrada de Blog : Sus hijos no son mis hijos pero los quiero

Autor: inevitable swan

Soy una mujer anónima que, como tantas otras, ha sufrido maltrato emocional por parte de su pareja. Durante 10 años han estado arañándome el alma. Por suerte, me he salido. Soy una superviviente. Me estoy reconstruyendo. Sigo creyendo en la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s