Acerca de

Soy una mujer anónima a la que durante 10 años le han estado arañando el alma. Me siento maltrecha en mi intimidad. Escribo este blog como terapia. Necesito expresar de algún modo constructivo el dolor que he sentido. Quiero compartir mi experiencia con todas las mujeres que aún están en una relación abusiva  y también con las que ya la han superado. Entre todas podemos fortalecernos y ayudarnos a sanar las heridas que el abusador ha producido en nuestras almas.

 

Nos han pisoteado emocionalmente. Han tomado nuestra intimidad con violencia en un proceso feroz, implacable y sostenido en el tiempo. Han abusado de nuestra confianza y sensibilidad, de nuestra empatía y comprensión. Han sacado provecho de nuestras vulnerabilidades. Nos han mentido, manipulado, insultado, rechazado, silenciado, menospreciado, humillado…

¿Por qué? ¿Cómo me ha pasado esto a mi?

No somos nosotras, aunque evidentemente hay cosas que debemos trabajar para protegernos de estos tipos. Pero el problema son ellos. Son seres que en el fondo se desprecian a si mismos, que están acostumbrados a mandar y que buscan constantemente dominar porque ejercer poder les aumenta su autoestima. Detectan en ti esa capacidad de comprensión y tu casi permanente confianza en la vida y en las personas. Te enganchan rápido porque puedes satisfacer sus carencias. De hecho, te envidian. Anhelan tus valías y lo que pretenden es alimentarse con ellas. Te quieren a su lado para que tu brillo les ilumine también. Son seres que se esfuerzan en conquistarte. Son muy seductores. Necesitan tenerte comiendo de su mano para moverte a su antojo. El proceso de “caza” es lo que les hace disfrutar. Son  “machos” buscando “hembra”, conciben la vida cual selva y siempre marcan su territorio. El enamoramiento alimenta el ego a cualquiera pero, a ellos, les conecta con su prácticamente nula autoestima. Por eso se esfuerzan, no es que quieran conocerte, es que están sintiéndose importantes.

Cuando tu ya has caído en la trampa y él te tiene en su territorio, entonces cambia de estrategia. Deja de ser encantador y emplea un “amor” que va y viene. Su autoestima se sigue alimentando de este juego, porque él marca el ritmo de la relación montaña-rusa. Sigue ejerciendo su poder y su dominio. Te tiene a su merced. Tu empiezas a pensar que hay cosas que no te cuadran y que aquel hombre que te enamoró, cada día existe menos….pero aún crees que está allí porque de vez en cuando aparece. Además, es un auténtico maestro justificándose o culpando a los demás de las incoherencias que tu detectas. También has oído sus historias sobre lo dura que ha sido la vida con él y de lo contento que está por haberte encontrado: eres su oasis.

No te engañes, tu situación va a ir a peor. Estos tipos no saben funcionar de otra manera. Su “mapa de vida” está lleno de frustraciones y de rencores combinados con fugaces momentos de bienestar. Es muy inestable en su intimidad. A ti, con sus vaivenes emocionales te desestabiliza. Sus idas y venidas, sus excusas y sus penas te confunden. Te está envolviendo en humo y convirtiéndote en “cada vez menos”. Al mismo tiempo, te hace creer que tu eres la medicina que necesita para ser feliz porque él mismo lo cree así. Pero es incapaz de mantenerse estable y siempre ejecuta el mismo juego: te alejo para después necesitarte, te destruyo para después recomponerte. Es lo que los expertos llaman el ciclo de la violencia.

En realidad, tu no eres su fármaco. Eres su cubo de basura.  Te necesita para poder soltar toda esa mierda que tiene en su interior y que es incapaz de gestionar. Él es dependiente de tus valias, se agarra a ti para no perderlas. Tu eres dependiente de su inestabilidad, te enganchas a esa lucha imposible por hacerlo feliz.

Hoy es el primer día que escribo y mañana habrá más, continuaré este blog por capítulos. No puedo ni quiero callar más lo que he vivido. Necesito sacarlo. Reconociendo te sanas. Yo quiero volver a estar bien y ser YO. Recuperar mi esencia. No dudar más de mis sentimientos, de mis ideas, de mis valores, de mis límites y de mi sensibilidad.

Soy una persona positiva que cree en la bondad de la gente. También se que después del túnel siempre hay luz. Y que al dolor le acompaña la esperanza. Eso es renacer, fortalecerse tras haber aprendido. Estoy en ese proceso.

Os dejo con esta imagen del mar en calma y el sol en el horizonte. El mar me llena de fuerza y el sol me habla de la esperanza, del renacer, del mañana…

Soy una superviviente. Me estoy reconstruyendo. Sigo creyendo en la vida.

Este blog está dedicado a todas las mujeres que han sufrido o sufren maltrato emocional. Supervivientes del abuso y del dominio de sus parejas. Mujeres que, a pesar de todo, se sienten renacidas y empoderadas.

 

4 comentarios en “Acerca de”

  1. brutal!!! leerte es como leer mis pensamientos y lo que mas deseo es que algun dia podamos escapar de este circulo odioso y de tortura. Al igual que tu escribo para descargar todo lo que siento y de alguna forma relajarme soy muy novata en estos menesteres pero que se le puede hacer!! seguire atenta a tus relatos

    Me gusta

    1. Creo que todas pasamos por cosas muy semejantes por eso al leernos nos reconocemos. No importan tanto el hecho o lo ocurrido sino los sentimientos que generan esos maltratos en nosotras. Es muy espeluznante ver como todos estos hombres repiten esquemas mentales y conductas. Y lo más alucinante es que viven en sociedad sonriendo mientras van dejando cadáveres…

      Le gusta a 1 persona

  2. Increíble…me paso algo exactamente igual, o bueno, me está pasando…qué difícil es salir del bucle, cuando te ves fuera, liberada, vuelve y da pena… como pude haber gente tan mala? Estamos aprendiendo, saldremos de esta y mucho más fuertes. Todo mi apoyo, seguiré tu blog y si puedo aportar o ayudar en algo estaré encantada! Gracias por escribir es un gran apoyo

    Me gusta

    1. Muchos ánimos ! Cuando estás pasando por eso te sientes perdida. No sabes como salir y no sabes como vivir fuera de eso…Quieres acabar pero no sabes como…Ademas cuando ya has tomado la determinación de dejar ir, ellos vuelven con sus lamentos y nos dan pena…pero date cuenta que lo que hacen es manipularnos. Ellos sienten CERO pena. Créeme, lo que les da pena es perder el juego que hacen contigo, no perderte a ti. Les da pena perder su dominio y tu sumisión. Creo que hemos apostado y luchado tanto en esas relaciones que dejarlas ir es aceptar una gran derrota y aceptar que nunca nos han querido sino utilizado.

      Te cuento que yo ahora estoy feliz. He encontrado a una persona maravillosa. Todo es fácil y fluye. Cosas que me parecen extraordinarias porque antes nunca las había tenido son normales y habituales. Siento paz y equilibrio pero sobretodo una tremenda alegría. Te recomiendo que leas el libro de Tomas Navarro “El arte de sanar las heridas emocionales”. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s